¡Valles Calchaquíes!

De la hermosa Tafí fuímos a pasar una noche a Amaiche del Valle. El viaje lo hicimos bien despacio, tratando de disfrutar al mango los impresionantes paisajes. Levantamos a Javier un mochilero que estaba haciendo dedo y nos acompañó hasta Amaicha.

cardones

Al otro día fuímos a visitar el Museo de la Pachamama ubicado en la entrada de Amaicha. Es una construcción muy grande y muy interesante en cual hay dos salas, una sobre geología y otra sobre antropología del lugar. Tiene varias creaciones artísticas en piedra que decoran el lugar con simbologías de los pueblos originarios de la zona. El museo muestra cómo vivían poblaciones pre hispánicas y pre incaicas.

museo-pacha-sofi-y-juli

El creador y gestor de todo el museo es el artista nativo Hector Cruz, muy conocido por sus telares. Tuvimos la suerte de conocerlo y de visitar su taller (actualmente ya no hace telares sino esculturas y cuadros). Estuvimos charlando un buen rato, inclusive tocando y cantando algunas canciones. Después de contarles sobre nuestra Gira de miel, muy generosamente nos regaló un cuadro suyo.museo-pacha

Mas tarde, en la ruinas de Quilmes, nos enteramos de las polémicas que hay con él como empresario, con la consesión de las ruinas y los conflictos con la comunidad Quilmes. No tenemos una posición tomada ni una opinión formada sobre estos conflictos ya que tendríamos que interiorizarnos y leer mucho más sobre el tema. Podemos decir que contectamos con él como artista y como creador del Museo de la Pachamama. Fue un gusto para nosotros charlar un rato, ya que nos pareció que el museo es un gran aporte para revalorizar la cultura de los pueblos originarios del lugar.

con-cruz

Luego de Amaicha estuvimos dos días en Cafayate, Salta, tal vez el pueblo más grande de los valles calchaquíes. Fuímos a unas cascadas, comimos mucha empanada salteña y disfrutamos de leer y tomar mate en la plaza. Justo enganchamos una edición del Festival Guitarras del Mundo que organiza el capo de Juan Falú. Tremendos guitarristas.

gtrs-del-mundo-cafayate

Llegar hasta Cachi fue una hazaña. Es un camino de tierra de 160 km, que no es mucho pero se hace muy largo por lo sinuoso que se pone y por el serrucho que tiene en la mayoría del trayecto, que parece que se rompe todo el auto. Los paisajes son una belleza pero tardamos como 6 horas!!

ruta-40

Pero Cachi es tan hermoso que se te olvida todo el cansancio apenas llegás. Nos hospedamos en el pequeño y bonito Hostel Villa Cardón, una construcción de adobe de hace más 150 años, como la mayoría de las casas del centro de Cachi. Junto con su mujer, la Juliana, el hostel es atendido por un amable y simpático joven que tiene la peculiaridad de llamarse con tres nombres terminados en IO: Antonio Silvio Tulio. ¡Un maestro! Un tipo muy emprendedor que sabe mucho de historia con el cual aprendimos mucho.

sofi-villa-cardon

No hay río que pasemos en el cual Juli no se sumerja.

rio-cachi

Y dimos el taller en la escuela N°4244 que queda a 10 km de Cachi para el lado de Cachi adentro. La Fundación Ruta 40 nos puso en contacto con Dora, la directora de la escuela. ¡Que lindo estuvo! Los chicos, muy interesados estuvieron super participativos, sobretodo los más chicos. Cuando hablamos del litoral siempre se arma baile con el chamamé!

escuela-4244-cachi-3 escuela-4244-cachi-1

Al final, se armó baile de chamamé y terminamos cantando todos a coro “Baguala de Juan Poquito”. Algunos trajeron su instrumento, uno trajo un sikus. Algunas chiquitas quedaron encendidas con lo de bailar y repitieron baile descontrolado en el patio con Sofi, la profe.escuela-4244-cachi-2

Almorzamos un rico guiso con los más chiquitos y compartimos charlas con Dora, la directora. Nos contó que la escuela también funciona como albergue, y que hay 12 chicos que duermen ahí de lunes a viernes. Luego se van pasar el fin de semana a sus casas que son a 3 horas caminando adentro de las montañas. ¡Que vidas heróicas, todo lo que tienen que atravesar para poder aprender!

sofi-tejiendo-cachi

Curtimos mucha plaza de Cachi, Sofi tejiendo y Juli leyendo o escribiendo.

En distintas ocasiones nos hablaron sobre la difícil situación de semi esclavitud padecida por mucha gente en las fincas y estancias de Salta, hasta hace algunos años atrás, e inclusive en la actualidad. Realidadas muy duras y difíciles de creer que pueda existir hoy en día. Un costado oscuro de estas latitudes, una tristeza grande. Es por eso que nos parece algo muy grande que muchos de estos chicos puedan ir a la escuela y apostar por un mejor futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s